jueves, 8 de septiembre de 2011

Kayland Apex Rock



Aquí os dejo unos breves cometarios sobre mi última adquisición en materia de botas semirrígidas.
Después de la estupenda impresión que me dejaron mis anteriores Bestard Futura K y, puesto que fueron descatalogadas no hace demasiado, decidí cambiar de marca aprovechando una muy buen oferta que encontré en las tiendas del rastro de Madrid. Aunque apenas tenía referencias de esta marca, investigando un poco pude comprobar que en Italia, de donde son originarias, tienen ya prestigio más que reconocido.
En este caso, como ya he comentado, se trata de un modelo semirrígido de construcción ligera muy en la línea de los modelos “Trango” de la Sportiva y “Tower GTX” de Garmont. Todas ellas se caracterizan por la sustitución del cuero en algunas zonas de la bota por materiales como el keblar, la cordura etc…, que rebajan considerablemente el peso final de la bota. Además incluyen membranas impermeables, lo que las hacen botas muy polivalentes.
En el caso de la Kayland, tras un año de uso en muy variadas condiciones (nieve, lluvia, largas caminatas, trepadas, etc..) puedo decir que, en términos generales mi impresión ha sido muy buena. Principalmente hay que destacar su ligereza (al menos con respecto a las botas que yo he gastado) y comodidad. La caña es bastante alta, con lo que la sensación de sujeción y estabilidad es muy buena. Solo hay que tener en cuenta que la horma es tirando a ancha, por lo que hay que probársela con tranquilidad antes de decidirse. En seco, el agarre es bueno y la suela Vibram Mulaz que monta responde muy bien, aunque imagino que como a casi todo el mundo le gustaría, sería estupendo que desgastar más lentamente.
El comportamiento en nieve también es el que se podría esperar de unas semirrígidas: cuanto más uso, más flexionan (nada nuevo). En travesía y con crampón de correas, no he tenido ningún problema de sujeción. Como suele ocurrir con estos modelos ligeros, en condiciones duras y tras muchas horas en la nieve, son un poco frías pero es que tampoco están pensadas específicamente para ello. Con respecto a la impermeabilidad, tampoco he tenido por el momento problema ninguno. La membrana “e-vent” se comporta , al menos, igual de bien que el gore y mantiene la bota seca en todo momento.
En definitiva, tras un año de uso intensivo, (Guadarrama en verano e invierno y Gredos, Pirineos y Alpes en verano) la bota continua en buenas condiciones y cumple dignamente con todo lo que se puede esperar de ella. Como es obvio, la polivalencia tiene el inconveniente de que hace muy complicado destacar en todo y a la larga uno termina por resignarte a tirar de los ahorros para tener dos o tres pares de botas y estar contento en cualquier situación.

2 comentarios:

  1. Me parecen unas botas muy buenas. En cuanto a estilo se refiere, cuales me podría recomendar, ya que busco botas de color negro.

    ResponderEliminar
  2. Hola Kaminal
    Pues así, a bote pronto, del mismo estilo y con precio parecido están las Asolo Glacier y Expert GV. Están construidas también en cuero y textil, con rebaje en la talonera y semirrígidas. Hasta hace poco se veían mucho por las tiendas de Madrid en Negro o en Naranja, pero ahora no se si será fácil encontrarlas, ya sabes que ahora los modelos no duran ni una temporada.
    Te dejo el enlace por si las quieres echar un vistazo:
    http://www.rinconalpino.com/tienda/producto.aspx?Id=32727&Sf=11011

    ResponderEliminar